Polifonía profana / villancico

Música Letra País Época
James Pierpont Anónimo USA (Boston) Entre 1850 y 1857

«Jingle Bell» es una de las canciones tradicionales de invierno más conocidas y cantadas en todo el mundo. Fue escrita entre 1850 y 1857 por el  estadounidense James Pierpont (1822-1893) bajo el título de «One Horse Open Sleigh» y fue publicada en la ciudad de Boston por la compañía Oliver Ditson & Co. el 16 de septiembre de 1857.

Se desconoce quién reemplazó la melodía del coro (parecida pero mucho más matizada que la actual) y las palabras de aquella versión por la versión moderna. La canción fue reimpresa en 1859 con el título revisado de «Jingle Bells, or the One Horse Open Sleigh» y a pesar de estar íntimamente conectada a la Navidad, no era específicamente una canción navideña, ya que ésta no se mencionaba, sino que  trataba sobre las carreras de caballos…

Una curiosa anécdota, mencionada en la Wikipedia,  es  la de que «Jingle Bells» fue la primera canción que se transmitió desde el espacio. El 16 de diciembre de 1965 los dos astronautas estadounidenses Tom Stafford y Walter M. Schirra hicieron una broma de Navidad durante la misión Gemini 6A. Enviaron este mensaje a la estación de control en la Tierra:

«Tenemos un objeto, parece un satélite yendo de norte a sur, probablemente en órbita polar… de frente veo un módulo de mando y ocho módulos más pequeños. El piloto del módulo de mando lleva un traje rojo.»

Los astronautas, a continuación, cogieron una armónica de contrabando y unos cascabeles y emitieron una versión de «Jingle Bells».

Las versiones en Español varían entre “Navidad, Navidad, dulce Navidad…” en España, “Navidad, navidad, pronto llegará…”en México, “Navidad, navidad hoy es navidad” en Venezuela y “Navidad, navidad, blanca navidad” en Colombia.

Letra: (Se trata de una de las muchas que tiene y es la que nosotros utilizamos en nuestras actuaciones)

La nieve al caer

un velo tendió,

sobre un blanco tul

agoniza el Sol.

Es blanca la luz

como el alazán

que al amanecer

corre por el ancho mar.

¡Oh!

Cascabel, cascabel, suena el cascabel,

un trineo deja oir el son del cascabel

¡Oh!

Cascabel, cascabel, suena el cascabel,

un trineo deja oir el son del cascabel

Hacia un nuevo sol

el trineo fue.

Nunca nevará

sobre nuestra fe.

Y el amanecer

pronto llegará

para un fin de amor

que la nieve fundirá.

¡Oh!

Cascabel, cascabel, suena el cascabel,

un trineo deja oir el son del cascabel

Video

Y aquí estamos nosotros cantándolo en el hospital infantil del Gregorio Marañón de Madrid porque los villancicos populares sirven principalmente para transmitir alegría…

(Volver al índice)