Villancico clásico austriaco

Música Letra País Época
Franz Xaver Grüber Joseph Mohr Austria (Oberndorf) Romanticismo (s. XIX)

 Podríamos decir que Noche de Paz es el “villancico por antonomasia”, y sin embargo su origen y la forma en que se hizo mundialmente conocido no deja de ser el fruto de una serie de afortunadas casualidades.

Su autor es Franz Xaver Gruber (1787-1863) nacido en Unterweitzberg, un pueblecillo de Austria, maestro de escuela y organista de la iglesia de San Nicolás de la ciudad de Oberndorf, donde era párraco Joseph Mohr, siendo ambos muy amigos.

Sucedió que el día de Nochebuena de 1818 el órgano de la iglesia se rompió y Mohr y Gruber no sabían qué podrían hacer, a tan solo unas horas del comienzo de la misa. Entonces a Mohr le vino a la memoria un  poema que él mismo había compuesto dos años atrás y propuso a Gruber hacer un pequeño arreglo de urgencia, para dos voces y guitarra, que era lo único que tenían a mano. Efectivamente, en esa Nochebuena, Mohr tocó la guitarra y cantó la voz de tenor, mientras que Gruber, que había realizado el arreglo musical, cantó la voz de bajo.

Esa fue la única ocasión en que ambos amigos cantaron juntos “Stille Nacht” (noche tranquila), pues al siguiente año Mohr fue destinado a la ciudad de Kuchl. Por otra parte el órgano de San Nicolás fue pronto reparado por el famoso constructor de órganos Karl Mauracher quién, interesado por la anécdota, se llevó la composición para interpretarla en la población de Fügen, donde residía, y desde ahí viajó, dentro del repertorio de  la Familia Rainer, una saga de cantantes tiroleses itinerantes, a Nuev York y Berlín desde donde se extendió por el resto del mundo y hoy se encuentra traducido a 330 idiomas…

Una noche de paz en plena guerra Mundial.

Letra:.

Noche de Dios
noche de paz
claro sol brilla ya
y los ángeles cantando están
“¡Gloria a Dios, gloria al Rey Celestial!”
Duerme Niño Jesús
Duerme Niño Jesús.

Noche de paz
noche de amor
al portal
va el pastor
y entre pajas encuentra al Señor

que es el Verbo que carne tomó.
¡Duerme niño Jesús
entre miradas de amor!

Noche de Dios
noche de luz
ha nacido Jesús
pastorcillos que oís anunciar
no temáis cuando entréis a adorar.
Que ha nacido el Amor
que ha nacido el Amor


Y ¿Quién mejor para interpretar este villancico austriaco que los Niños Cantores de Viena? Incluso puede apreciarse un ligero guiño  tirolés que no aparece en la partitura original…