Xicochi conetzintle es el nombre atribuido a dos motetes navideños del “Cancionero de Gaspar Fernandes” que comparten la misma letra escrita en la lengua náhuatl que era hablada por nativos mejicanos del siglo XVII.

La primera versión, que es la que nosotros cantamos,  se interpreta a cuatro voces mientras que la segunda que figura es a cinco voces.

Las dos obras forman parte de un cancionero que incluye alrededor de 20 piezas que fueron escritas para la Navidad y el tiempo de Adviento del año de 1614 .

Estas “Xicochi” las escribió  Gaspar Fernandes cuando era organista de la Catedral de Puebla y su autor las describió como  piezas “en indio” porque  las escribió  en la lengua  que usaban los frailes y los indígenas cultos para componer textos cristianos como sermones,  oraciones, canciones y obras de teatro y  las únicas palabras que aparecen en un idioma distinto son angelos (que viene del latín angelus) y aleloya (aleluya).

Gaspar Fernandes  (1566–1629) fue un compositor y organista portugués que trabajó en las catedrales de Santiago de Guatemala (hoy Antigua Guatemala) y Puebla de los Ángeles, Nueva España ( Méjico actual) siendo, además, compositor de abundantes piezas sacras.

Letra:

náhuatl:

Xicochi xicochi conetzintle

ca omizhuihuijoco in angelosme

aleloya

Español (1):

Duerme, duerme, ¡oh bebito!,

que los ángeles han venido a arrullarte.

Aleluya.

(1) Dada la complejidad de la lengua original, existen multitud de traducciones (algunas demasiado largas e imaginativas) de este sencillísimo texto pero hemos elegido esta, de la estudiosa  mejicana Berenice Alcántara Rojas (en su artículo  ‘mestizo y indio’: las obras con textos en lengua náhuatl del “Cancionero de Gaspar Fernández” de la obra Conformación y retórica de los repertorios musicales catedralicios en la Nueva España), porque nos parece la más autorizada y más acorde con la ordenación y brevedad y  del texto.